viernes, 24 de septiembre de 2021

La guerra del Miedo...

 No he escrito desde Marzo, y si tenia muchas cosas que decir, pero sabía que no era aconsejable decirlas, estoy anonadada al ver y oír hablar a la gran mayoría de gentes, están viviendo por una razón u otra dominados por el miedo, el miedo a vivir, a decir NO, a quedarse sin trabajo, sin dinero, sin todas esas cosas materiales que de ninguna forma ni manera los hace más felices y ni mucho menos libres de vivir plenamente una vida que podría ser mucho más relajada y bella.

Estamos saturados por las malas noticias en todos lo medios de comunicación, siendo incapaces de apagar esos aparatos que tantas cosas malas nos cuentan, incapaces de no contraer deudas para obtener esos aparatos que al final, esclavizan, perturban, engañan y hacen que nos olvidemos de ver lo que tenemos delante de nuestras narices, ya no se pasea para ver el paisaje, se sale para mandar SMS, o hacerse una foto y que todos la vean. Ahora hay influencer de todo tipo, o sea que hay muchísima gente influenciable y que no sabe tomar una simple decisión por si misma sin consultar que dice Perico el de los Palotes, esto siempre ha existido, no hacia falta redes sociales, pero lo de ahora es francamente exagerado. Es decepcionante y me siento como si fuera de otro planeta, y eso que no hablo de la crueldad creciente, eso lo dejo de lado, es demasiado.

Y aún así, sé, estoy segura de que aunque en minoría hay gente buena, gente que aprecia lo suficiente la vida para no desperdiciarla en chorradas sociales, me gustaría conocerlos a todos esos y esas que pasean y ven el cielo, las casas, plantas y edificios y se dejan la tecnología en casa.

Siento una gran tristeza al ver cómo se desmoronan todas esas ilusiones y esperanzas que tenía con el mundo y sus gentes, es decepcionante, por eso ya no
me apetece escribir como antes.

jueves, 4 de marzo de 2021

Conversaciones con los de allá

En vez de dormir la siesta, me he puesto a pensar en mi niñez, cosa que no suelo hacer, no hay gran felicidad en ello, entonces han venido parte de mis seres queridos para hablar conmigo...(Si soy medium, pero no comercializo) Y groso modo esto es lo que me han comentado, que conste que yo nunca hago preguntas, simplemente dejo que digan lo que tengan que decir.

" Pequeña gran ignorante, no te quejes, hay cosas que no sabes o no recuerdas, cuando nos vamos, después de ver a quienes nos recogen y saludar a quienes están en ese momento en el lugar, nos dirigen hacia otro sitio, allí vemos toda nuestra vida humana, y sentimos todos los daños causados, literalmente sentimos todo mal hecho a todo ser vivo, incluso a las plantas, sentimos el sufrimiento que hemos causado de forma real, del mismo modo que lo sintieron aquellos a los que herimos, lastimamos, insultamos, humillamos o incluso matamos. Es algo muy doloroso, ya que realmente como humanos no nos dimos cuenta real de todo ello, algunos tienen que parar un momento por el alto nivel de sufrimiento, si bien es cierto que todo es devuelto durante la vida humana, también es cierto que aquí es donde se toma consciencia del dolor causado. También es cierto que revivimos los momentos de felicidad y amor humanos, que son menos abundantes que los otros. Tranquila, pequeña ignorante, después de esto todo es paz y plenitud, hasta que llegue el momento de decidir si nos quedamos o volvemos, es todo por ahora, puedes contarlo a quien tu quieras, a lo mejor ayudas a que más humanos recuerden que la justicia Divina nada tiene que ver con la Justicia Humana. Bendiciones queda en paz."

Más o menos esta fue toda la conversación, no suelo publicar mis conversaciones, pero esta me ha parecido muy interesante y provechosa.
 

jueves, 18 de febrero de 2021

Somos tres...¡


 Quien lo diría, nosotros que pasamos el tiempo pensando en uno solo, nuestro cuerpo que casi siempre es razón de descontento, con nuevos complejos, nuevas enfermedades e incluso a veces con nuevos y diferentes amores, cuantas personas hoy en día saben que somos tres, somos lo que pensamos, lo que decimos y finalmente lo que hacemos, que suele ser lo contrario de lo que pensamos y muchas más veces lo contrario de lo que decimos. Vivimos en una contradicción constante con nuestro ser, y eso hace que nos sintamos insatisfechos, infelices y muy incompletos, es decir, que vivimos sin vivir, sin poder sentir la libertad de ser lo que pensamos, sin poder decir lo que deseamos y menos aún hacer que todos esos sueños, metas e ilusiones se hagan realidad, y así es como pasan los años con amargas esperas, decepcionados por no ser lo que queremos y no llegar a conocer la valentía del yo puedo, yo lo valgo, yo lo consigo, por que en realidad nunca nos paramos a pensar un poquito en lo que realmente podemos hacer con las herramientas tan simples, faciles, pero efectivas que tenemos de nacimiento. El poder del pensamiento. El poder de la palabra. El poder de las obras. Al no estar sintonizados con estas tres maravillosas armas, nuestra vida entera está en guerra. No hay necesidad de que nadie nos enseñe, solo hay que ser capaz de  pensar en uno mismo, y saber que nadie puede vivir nuestra vida, nadie puede entrar en nuestro dominio secreto, el pensamiento, la base de todo éxito u fracaso.