viernes, 16 de diciembre de 2016

El milagro de Navidad

Tal día como hoy, hace muchos años un niño llegó a su casa muy preocupado y triste. Su madre le pregunto que le pasaba al verlo tan decaído, el niño le contó a su mamá que su mejor amigo había llorado mucho pues su papa había perdido el trabajo y como su mamá se fue al cielo el pasado año, ahora estaban solos y sin dinero para pasar la Navidad, además su papa le dijo que seguramente se irían a vivir un tiempo con los abuelos el y su hermanita, mientras buscaba otro trabajo. La madre del niño se quedo pensando y al cabo de unos minutos le pregunto, ¿ Y tu que serias capaz de hacer para ayudar a tu amigo?. El niño se quedo muy pensativo durante unos cuantos minutos, finalmente le pregunto a su mamá, ¿ Tu crees que si les pido a los Reyes magos y a Papá Noël que en vez de traerme regalos, les den el dinero a ellos para que se puedan quedar y su papá encuentre un trabajo aquí? Mamá nosotros somos también pobres no podemos darles el dinero, pero los Reyes son ricos y podrán ayudar y Papá Noël conoce a muchos jefes desde que eran niños y seguramente le darán un trabajo.
 La madre de este niño estaba sola con otros dos hijos más, y aunque trabajaba nunca había suficiente dinero, aún así tuvo una idea, como todavía no había comprado los regalos para sus hijos ni nada para celebrar la Navidad, les propuso a los tres que escribieran cada uno una carta tal y como había dicho el más pequeño, renunciando a sus regalos. Finalmente los tres se pusieron de acuerdo y aceptaron escribir las cartas. Al día siguiente esta mujer fue al banco sacó el dinero que tenía y fue a llevárselo al papá del amigo de su hijo.
Señor, le dijo, yo no lo conozco mucho, pero su mujer y yo eramos buenas amigas, además ella me ayudo mucho, quiero que acepte este dinero para su alquiler, sera un secreto. Mis hijos no deben de enterarse pues están convencidos de que son los Reyes Magos quienes den el dinero y Papá Noël le encuentre un trabajo, hablé con mi jefe y se puede presentar mañana para un puesto en mi lugar de trabajo, de momento solo serán unas semanas, pero si todo va bien a lo mejor lo hacen fijo.
El señor, en un principio no quería aceptar el dinero, finalmente con lagrimas en los ojos lo aceptó con la promesa de devolverlo en cuanto le pagaran por su trabajo.
Todo estaba bien y los niños felices de la genial idea que habían tenido, el día 23 justo antes de Navidad la mamá de los tres niños se preguntaba como hacer para llenar una mesa de Navidad con tan poco dinero, y así pensando, pensando caminó por la calle, recordó que había comprado un billete de lotería algunos días atrás, sin perder tiempo fue a ver si la suerte le había sonreído ya que nunca gastaba dinero en lotería y ese lo compró a un ciego que solo le quedaba un numero para irse a su casa y dejar de pasar frío. El numero tenia premio y era exactamente la misma cantidad duplicada del dinero que ella había dado al papá del amiguito de su hijo. Lloró de alegría, podía comprar los regalos para sus hijos y también invitar a cenar a ese señor con sus dos hijos. Fue el milagro de la Navidad, la recompensa a unas personas llenas de amor y generosidad. Esta es una historia verídica, contada en abreviado. ¡ FELIZ NAVIDAD !