lunes, 14 de noviembre de 2016

La primera palabra, desde el primer pensamiento...

Hay tantas y tantas cosas por hacer que si fuéramos todos a empezar de nuevo en un mundo diferente, en una humanidad misericordiosa y un sentimiento de igualdad distante del que ahora tenemos, solo podríamos empezar desde el primer pensamiento, la primera palabra dicha desde la humildad más grande, pero no, esto es solo un sueño de los que no se cumplen, es un hablar por hablar...y es una pena que así sea. No hay ningún mandatario sobre la Tierra ya sea como gobernante que como líder espiritual capaz de parar el rumbo de lo hecho ni sus consecuencias, cierto es que la mayoría son hombres sin evolucionar a nivel humano u espiritual, son egos en constante ascensión incapaces de sentir el más mínimo dolor por el daño que causan, esos mismos inflan a su vez los egos desproporcionados de sus seguidores, y de tal forma que todos los bandos se enfrentan en una lucha de poderes y liderazgos exentos de lo primordial, la humanidad, ese sentimiento primitivo y leal del ser humano que lo diferenciaba de algunos depredadores, se ha perdido, evaporado, extinguido...ahora y desde hace mucho somos los depredadores. A mi, me enseñaron a pensar mal, por aquello de "Piensa mal y acertaras" me ha costado cinco décadas perder esa pésima costumbre, hay quien nunca la ha perdido. El miedo a decir la verdad viene de niños, cuando la dices y te castigan en el mejor de los casos, otros han recibido sacro-santas palizas por ser sinceros, esto es una rueda gigantesca cuyo engranaje discurre según las creencias y costumbres de los progenitores y o la familia, a decir verdad a partir de los 20 años ya puedes tener tus propias ideas, pensamientos y comportamientos, puedes simplemente decidir ser libre a partir de tu pensamiento, que no de tu comportamiento ya que eso llega un poco más tarde. La mayoría de los padres enseña lo que sabe y cree justo a sus hijos, una minoría no les enseña nada, tanto monta, monta tanto, si lo que enseñas no vale, no instruye, no consigue mejorar de padres a hijos y viceversa, que es lo que obtenemos?...Egos inflados, y su contrario, personas no se valoran, personas con un incipiente sentimiento de inferioridad, esto nos lleva a las Guerras, las declaradas y las que se desarrollan en la sombra...La vida empieza con un sentimiento provocado por un pensamiento al ver la luz por primera vez, al ver a tu madre y supongo, sentirte amado, y supongo, pensar en lo bello que es vivir. Evolucionar es muy fácil, solo se necesita un alma para amar, un corazón para perdonar, unos ojos para ver la realidad y unas manos para ayudar a quien lo necesite, ahora mi pregunta es ¿Cuantos enseñan esto a sus hijos?