jueves, 17 de noviembre de 2016

Hablemos de cosas bellas

Hoy es mi cumpleaños, mi día ha sido hermoso, lleno de amor sincero y alegría compartida, empiezo a ser mayor...y sin embargo me siento más joven que nunca, rarezas que tiene la vida. No quiero hablar de mi, si no de la gente en general y más especialmente de la buena gente, en las noticias al igual que en las tertulias con amigos hay mucha costumbre de contar lo ultimo que ha pasado malo, nefasto y peor que eso, difícilmente oyes contar alguna historia bonita o por lo menos con final feliz, hay muchas personas en la miseria, abandonadas, maltratadas, y por otro lado, invisible y mudo están esas otras que ayudan sin pedir nada, que dan cobijo y regalan abrazos sin pedir nada, hay muchas personas buenas en la sombra cuya única recompensa es saber que hoy también han podido ayudar a alguien sin preocuparse de su raza o religión, otras personas se dedican a salvar animales aún sabiendo que muchos se ríen de ellas, estas personas tienen algo que las otras no tienen, la fuerza de la fe en los seres humanos, la recompensa más valiosa es recibir buenas noticias de quien estaba mal, saber que un perrito abandonado encontró un hogar. No hablamos suficiente de todas estas cosas que pasan desde que el mundo es mundo, y eso nos hace desconfiados y miedosos del futuro incierto al que muchas veces nos enfrentamos, hoy solo pido un deseo al Universo que las personas empiecen poco a poco a contar cosas bonitas que alegren el alma y hagan más ligero el caminar de esas otras que están buscado un refugio para sus penas y una luz para seguir adelante, confiar en la generosidad de la vida nos hace encontrar gentes excepcionales a las cuales les debemos por lo menos el reconocimiento de una historia con final feliz. Hablemos de cosas bellas, que haberlas haylas....