sábado, 30 de julio de 2016

Nina y la desesperación

Esta es una historia con final feliz, hace 4 meses adopte a una perrita rescatada de la basura y conté la historia, la perrita que la acogió acababa de tener cachorros y hasta que me la traje estuvo con ella, Esta perrita era alegre dócil y muy buena siempre feliz de verme a mi y a Dulce, hace unas semanas se fue con su dueño y volvieron ambos, ya no era la misma, se escapó varias veces y siempre acababa cerca de mi casa, esta semana se ha escapado tres veces, y la última fue la definitiva...os cuento.
A mi gran pesar pude ver cómo le invadía el miedo cada vez que la llevaba a su casa, hasta que comprendí y decidí llevarla a mi casa, al veterinario, quitarle las pulgas, curarle una herida cerca del ojo, y otras dos debajo del pecho, seguramente hechas de rascarse por las pulgas y la del ojo por algun mordisco de otro perro, no lo sé, solo sé  una cosa que al escaparse me lloraba, que despues de dos días aun se esconde, que ya no juega y que le cuesta comer con normalidad, no quiero acusar a nadie, ni pensar lo que habrá sufrido un ser tan dulce, ahora tan solo pienso en que vuelva a ser la que fue, o por lo menos aniquilar sus recuerdos de maltrato y darle nuevos llenos de amor y tranquilidad. Muchas personas me han dicho que les daba mucha pena cuando la veían, la pena y la compasión en estos casos como en cualquiera de los casos de maltrato, no sirven de nada, hay que ayudar como sea y a quien sea, persona o animal. Le he cambiado el nombre para que se borre también el pasado, tiene un año y medio, es joven, seguro que lograremos devolverle la felicidad que todo perro se merece, no se si se quedará conmigo para siempre, de momento hasta que sea lo que tiene que ser una perrita feliz de serlo. La foto no es de ella pero se le parece, es un cruce de pastor alemán y podenco.
Pocos saben y menos todavía de los que saben se creen lo de la ley kármica, repito lo sepas o no, lo creas o no, la ley actúa siempre, siempre.
y lo hace en esta vida, los maltratadores son castigados más o menos tarde por esta ley, pero los que ven, oyen, y no hacen nada también son responsables y por lo tanto castigados también. No me sean cobardes, no me sean indiferentes, ayuden al necesitado, socorran a quien está en peligro, yo puedo prometer y prometo que quien actúa con amor, socorriendo ayudando a quien lo necesita, el Universo, Dios y todos los Ángeles se ponen a tu servicio para ayudarte a salir adelante sin trabas ni piedras en el camino, no es necesario ser creyente para sentir amor, no es necesario ser militar para tener valor, no es necesario tener millones para ayudar, solo se necesitan dos cosas, humildad y empatía. Feliz Fin de Semana