sábado, 23 de julio de 2016

Adios melancolìa del Sábado...

Me acabo de dar cuenta que hoy sábado por la tarde no he sentido tristeza ni nada parecido, pensándolo bien son ya muchos sábados sin escuchar o sentir aquella melancolía tan angustiosa, será que estoy creciendo (A nivel interior) y como poco lo que hago es dar gracias por lo bien que estoy varias veces al día. No hay nada mejor que tener un cachorro en casa o dos, no te deja tiempo para pensar en cosas tristes, limpias el pipi, sales a pasear, vuelves a limpiar los pipis y miras a tu cachorro a los ojos, y en vez de enfadarme les digo lo guapas que son, en fin, pedí ayuda y aquí está con patas y rabos incluidos. Tengo una edad complicada, es esa en la que según se dice la gente no cambia, no aprende y no se mueve...vaya aburrimiento¡¡¡ Son todo tópicos inventados por gente que es demasiado perezosa como para cambiar por dentro y también por fuera, no hay nada mejor para mantenerse joven que un cambio...detrás de otro, aprender cosas nuevas, experimentar todo lo que se pueda y que sea bueno para la salud, despues de eso, fuera complejos ! Todos los complejos ¡
Yo sentía casi todos los sábados por la tarde una fuerte melancolía acompañada de unos cuantos lloros, me acordaba de mi madre por un montón de razones y también de mi perrita Clara por qué ella estaba siempre presente, todavía siento un atisbo de tristeza de no poder verlas a ambas, pero finalmente he comprendido que ningún estado de ánimo me las devolverá, y si estuvieran seguramente serían felices de ver que yo soy feliz. Mi vida vale mucho, bueno todas las vidas valen mucho, yo solo puedo hablar por mi, y me merezco estar bien, estar en paz avanzar y en el futuro Dios dirá. Si tu que estas leyendo esto tienes algun problema parecido, no te achiques, no sufras y sobre todo no pierdas un tiempo precioso siendo infeliz y triste, todos los problemas tienen solución, algunos incluso varias soluciones, en cuanto a los que se han ido para no volver, mejor recordar con cariño los buenos momentos con la certeza de que allá donde estén seguramente también ellos son muy felices. Yo me siento agradecida por todo lo que he recibido en esta vida, lo bueno y mucho más lo malo que me ha dado la oportunidad de hacerme más fuerte y segura de mi misma.