sábado, 30 de abril de 2016

Querido Pablo, tu ya has despertado

Hace algún tiempo cuando todavía recibía gente en casa para ayudarles con sus problemas, un joven que problemas tenia muchos, no los diré todos, prometido. Me pregunto para qué le serviría el despertar espiritual si no conseguía solucionar sus problemas ni los de su entorno, seguramente, dijo, es una pérdida de tiempo, y si no es así, dígame si no es mejor seguir dormido?
Recuerdo que lo miré un poco sorprendida, y no pude evitar sonreír un poco, poco más o menos esto es lo que le dije a guisa de respuesta y aclaración, no recuerdo su nombre así que lo llamaré Pablo, porque siempre me gustó este nombre.
Querido Pablo, no se despierta quien quiere, sino quien debe. No todas las personas están en condiciones de despertar al mundo espiritual, que en resumidas cuentas no es otra cosa que una forma diferente de pensar, cuando el pensamiento te pone preguntas que nunca antes te había puesto y tu haces todo lo necesario para obtener respuestas, estas iniciando un cambio en tu interior, estás evolucionando. Al principio todo es un caos en tu cabeza, tus sentimientos ya no son los mismos y parece que la vida sea un sin sentido, durante algún tiempo puedes seguir diferentes caminos hasta encontrar el que te haga sentir bien, tranquilo y esperanzado, para llegar al despertar antes hay que pasar por la fase de las pesadillas que a veces son muchas, reconocer dónde has errado, perdonarte tus faltas o pecados y seguidamente perdonar al resto del mundo, para esto se necesitan algunos años, pero llega, un buen día sin darte cuenta lo has conseguido, entonces te darás cuenta que los problemas son lecciones de vida, para tu vida y que cada problema es una lección que te hace avanzar en el complicado mundo interior en el que tu crees estar, la mejor manera de ayudarte a ti mismo y a los de tu entorno es la de, primero aceptarte como eres, para poder aceptar cada cual tal y como es, entonces empieza el verdadero amor, el incondicional, amas a una persona como es y no como quieres que sea, que en definitiva es lo más bonito a la vez que lo más difícil. Querido Pablo tu ya has despertado, y ya no volverás a estar dormido, deja que las personas duerman tranquilas, ya les llegará la hora de despertar, son esas personas dormidas espiritualmente las que hacen que otros como tu despierten, por eso debes ocuparte de tu interior, y no de el de otra persona a menos que te lo pida y siempre respetando el libre albedrío, recuerda que sin oscuridad nadie reconocería la luz, no estas perdiendo el tiempo, estas buscando el camino que lleva a una vida plena, y a veces nos perdemos, eso nos pasa a todos.
Me pregunto si le sirvió de algo mi charla, que fue bastante más larga de lo que aquí escribo, sea como fuere, años más tarde supe que vivía feliz sin ninguno de los problemas que antaño le asediaban, eso me hizo muy feliz, he recordado esta historia y he pensado que seria bonito compartirla.